@CarballodeTroya

«Para disfrutar hay que profundizar»

El tiempo lo cura todo ¡Hallelujah!

1

¡Por los cojones!, aunque eres libre de creerlo.

Sin duda el tiempo nos regala la oportunidad de ver los problemas, aquello que nos bloquea porque no lo entendemos, con mayor perspectiva y, por supuesto, nos permite desconectar temporalmente de la emoción intensa del momento en que se produjeron, pero el tiempo curar no cura nada por sí solo.

Hasta donde yo sé, lo único que cura de verdad es la comprensión profunda de lo sucedido… Cuanto antes lo entiendas, antes vas a empezar a disfrutar. Ese es el objetivo de este blog, pero para llegar a hacer sostenible el disfrute hay que pasar por algunas cosas desagradables antes sino -siento ser yo el que te lo diga- no va a funcionar de una manera estable. ¿Juegas?

105H_opt

Empieza por mira ahora dentro y lo verás con claridad, esas recaídas en los mismos temas una y otra vez, después de haber pasado mucho tiempo. ¿Y cuándo se resuelven?, pues solo cuando entiendes cómo y porqué se produjeron, y el aprendizaje que había detrás esperando por ti. El síntoma claro de una resolución es cuando te ríes del tema a carcajadas pensando en lo que tú hiciste. Lo que ya os había contado que dice Woody Aleen: comedia= drama + tiempo. Por lo tanto, el tiempo, por sí solo,  como mucho tapa, como mucho pospone, pero no soluciona nada. Si estás dispuesto a desperdiciar el tuyo creyéndolo lo siento de veras… te vas a aburrir cantidad.

Los temas se solucionan mirándolos de frente, eso sí, es importante esperar el momento adecuado en el que estés preparado para hacerlo. Y, especialmente, mirándolos dentro. Nada, repito nada y hasta más alto: ¡¡NADA!! de lo que ves fuera es algo que no se encuentre en tu interior en alguna forma, así que a chupar y a trabajar.

¿Cómo hacerlo?

Antes una aclaración de esto último: trabajar en cambiar el mundo sin cambiarse uno o tratar de cambiar el mundo sin cambiar nuestra mirada, es una de las formas más tediosas de perder tu vida. Que en el mundo hay mucho y mucha hijo de puta suelto, claro ¿y?, pero la cosa no se va a solucionar acabando con esos malísimos, sino entendiendo al tuyo y, a la mañana siguiente, domesticarlo y ofrecer una respuesta mejor.

Lo que nos desarrolla como seres humanos es solo la respuesta que damos a lo que nos sucede, es ahí donde crecemos, como decía el tito Bruce Lee : “no pidas por una vida fácil, pide por la fuerza para aguantar una difícil”. Y entonces el juego comienza a ser divertido, jugando a construir solo allí donde puedes actuar y no en espacios imposibles.

enfrentarse al mar con manguitos copia_opt

El los últimos años me las han dado de todos los colores y, en especial, gente de confianza, y hoy solo puedo decir ¡¡Gracias!!, porque gracias a esas situaciones he aprendido mucho y, encima, he salido sin desconfiar, solo he tenido que cambiar mi respuesta. He aprendido mil y una noches que no sabía de mi mismo y, al final, he entendido que no era un ataque personal sino fruto de sus propios miedos, lo que en psicología se llama proyección de toda la vida y que yo llegué algún día a creerme.

Porque es justamente eso que tanto te molesta en el otro lo que menos resuelto tienes dentro y es aquello que más atención necesita por tu parte, pero mientras la pongas fuera seguirás en ese bucle coñazo sin principio ni final… y, oye, tampoco lo juzgo, siempre es más cómodo buscar sparrings para tus problemas.

Dientes, que es lo que les jode

El claim de este blog es: “Para disfrutar hay que profundizar”, y es una frase con sustancia (de la de chuparse los dedos ;P) para quien se pare a pensarlo. En mi caso no conozco un camino mejor, aunque seguro que los hay. Y, además, tengo la suerte de contar con una mecedora que me regala un masaje de paciencia infinita para los temas importantes -yo a lo mío-, las cosas siempre acaban situadas en su justo lugar pero, claro, si dedicas el tiempo tras una injusticia a hacerte la víctima pues ¡Good for you! Yo es que soy más de:

X7PgqSp-_opt

Si decides (porque es una decisión) restregarte en tu mierda,  es de nuevo más y más perder el tiempo. Recoge lo provechoso de ese tema y cuando recuperes fuerza míralo de frente. Y mientras tanto intenta dar tu mejor respuesta, no con aquello de: “dientes, que es lo que les jode” (como decía la tonadilllera), sino desde la humildad, dando cada día un poco más, escalón a escalón, a tu ritmo pero sin saltarte las lecciones, que sea algo auténtico. Búscalo y lo encontrarás… encontrarás una nueva perspectiva, la que entrega la comprensión.

Y es que al principio de todo estás tú y al final también. El resto de los caminos solo entretienen, pero se hacen aburridísimos porque siempre están pendientes de lo que pase con los demás, de lo que otros hacen o no hacen o dicen, y no del único espacio que manejas: tu respuesta y tu forma de responder a las propuestas que te ofrece la vida. ¿No te gustan tus cartas? Deja de llorar y juega para cambiarlas.

¿Enemigos o maestros?

Si lo piensas, son las personas que han intentado dañarte las que más cosas te han regalado y a las que hay estar más agradecido, pero de corazón, son maestros que te han permitido mostrar tu fortaleza y salir sonriendo tras esquivar unas cuantas balas. Y eso te hace a cada respiración más fuerte, a cada paso más fuerte, pero, de nuevo, no desde el rencor o la venganza (eso es que no has entendido nada). Cuando comprendes, sabes que tú formabas parte del lío como actor necesario de la obra que se había montado… y, entonces,  tienes la certeza de que ahora ya no volverá a pasar porque ya no vas a jugar a esos juegos nunca más.

11221770_927661367312024_606898950362490450_n_opt

¿Quieres una lucha sana y provechosa?, lucha contigo. Y luego deja de luchar para empezar a aceptar tus límites.

Hay un lugar alejado de ese aburrido territorio, en el que solemos movernos, que se expresa de una manera diferente al sentir y ver normales. Es aquél que te permite recuperar tu energía y, una vez recuperada, no estrellarla contra el otro. Sencillamente es algo que alimenta tu sonrisa y, de repente, te pones a bailar sin música de fondo… solo lo escuchas en tu interior,  es como una canción que se está creando en ese precioso instante:

Y entonces amigo/a vas a disfrutar de un verdadero ¡¡¡Hallelujah!!!

Igual para estar dos meses y pico sin publicar he estado muy intenso, pero confía en mí, no hay nada banal en lo escrito, puedes verlo o no, es solo una elección… y, también, es que me empieza a aburrir contar las cosas para todos los públicos, a quien le resuene lo que digo que me pregunte y seguimos la conversación en cualquier tiempo presente, seguro que nos divertimos… “Estos son mis principios, si no te gustan tengo otros”.

groucho-marx

 

Share.

About Author

Manuel Carballo

Disfrutón de la vida a tiempo completo y metido en mil líos profesionales que te invito a descubrir. No olvides que ¡para disfrutar hay que profundizar!

1 comentario

  1. El mensaje es bueno, aunque no profundiza (justo lo contrario de lo que demanda el “claim” de este blog). Después de tantos párrafos, esperaba alguna “llave” que mostrara mejor el camino para “tocar el culo a la vida”. Echo en falta un ejemplo, una anécdota, algo más personal, en lugar de tantas frases revoloteando en torno a la misma idea.
    En cualquier caso, gracias, Manuel.

Leave A Reply