@CarballodeTroya

«Para disfrutar hay que profundizar»

¿El ganador es el héroe?

0

Lo es porque tiene el poder de escribir la historia…

Cuando era pequeño jugaba con mi hermano al fuerte de indios y vaqueros y siempre elegía jugar con los indios. Pese a la costumbre española de una vivienda en propiedad y teniendo en cuenta que el fuerte era una poderosa tentación inmobiliaria, yo prefería ir con los indios, sus caballos y sus inipis dignos de perroflautas.

fuerte

¡Qué fuerte!,hasta parece que los que invadían eran los indios.

Los domingos, que siempre me dieron dolor de cabeza de pequeño -porque el lunes venía el cole-, ponían aquellos westerns en los que los indios eran unos tipos salvajes, sin conciencia, asesinos de los pobres colonos que iban inocentemente en sus caravanas. Cortaban cabelleras y hasta reducían cabezas si lo exigía el guion (no dejes que la verdad te estropee una buena historia). Aquellas películas acentuaban mi dolor de cabeza, siempre ganaban los vaqueros apoyados por el reluciente Séptimo de Caballería. En todas menos en una, que era la única que me gustaba: “Murió con las botas puestas”, en la que ganaban los indios. Era mi peli preferida con diferencia.

batalla

Allí estaban, frente a frente, el General Custer y Caballo “Loco”, en una batalla en la que, con una heroicidad sin precedentes, caían los vaqueros con las botas puestas. Hasta años después no reparé en lo “heroico”, yo sencillamente me fijaba en que ganaban los indios, pero incluso hoy me pregunto lo que tiene de reseñable invadir las tierras fértiles de otros, contaminar los ríos en busca del oro y encima hacerte la víctima.

Me encantaba el ataque al galope de los indios y pese a los intentos por hacerlos parecer unos desalmados, conmigo no funcionaba. Me entusiasmaba cuando entraban a luchar cabalgando y gritando algo que, con el tiempo, supe que era(en algunas tribus): ¡Hoka hey!,¡Hoka hey!¡Hoka hey!, que se puede traducir como: “Esforzaos hermanos hoy es un gran día para morir”. Puede sonar duro, pero cuando te enfrentas a la muerte es una estupenda forma de perderle el miedo. Y los indios gritaban para intentar vencerlo.

Aquella película la hicieron para ensalzar el valor del Séptimo de Caballería, aunque fuera a costa de que ganaran los malos ¿Los malos? Es impresionante el poder que da la victoria: la posibilidad de escribir la historia a tu antojo… y tenemos muchos ejemplos recientes. La segunda guerra mundial la ganaron los EEUU, claro, decir que fueron los rusos los que invirtieron el curso de la guerra a base de millones de muertos en la batalla de Stalingrado, no era algo fácil en plena guerra fría. Y si con reescribir historias no es suficiente, si pierdes te inventas un Rambo y hasta ganas en Vietman. Pero vamos que tampoco ha sido una característica exclusiva de los norteamericanos ese comportamiento, es algo que han hecho todos los ganadores a lo largo de la historia.

a ciegas puedes ver

Como te contaba en el post de Satyagraha, si tienes la paciencia suficiente la verdad se acaba imponiendo. Y hoy es una buena oportunidad para recordarlo, porque hoy se cumplen 125 años de una de las muchas matanzas del honorable Séptimo de Caballería (te dejo una parte de la historia que puedes leer completa en el ABC):

….iniciaron un tiroteo en el que las ametralladoras del Séptimo de Caballería dieron buena cuenta de una gran cantidad de mujeres, niños de todas las edades (incluso recién nacidos) y, en último término, hombres. Por su parte, algunos nativos devolvieron las balas, aunque en una cantidad irrisoria. No hubo tregua ni se atisbó bondad. La caballería modélica de Norteamérica no se apiadó de los indefensos presentes.

Ahora entiendo porqué siempre me gustaron los indios desde niño… En aquellos años yo tenía otra característica importante: una cabeza muy dura. No sólo físicamente, porque no me hacía daño al golpearme con las paredes,  sino porque jamás me rendía aunque me estuvieran haciendo las mayores putadas. De hecho, solía asustar a mi agresor, porque él sabía que por muy fuerte que diera yo no me iba a rendir ¿Te rindes? NOOOOOOO. Y así todo el día. Eso sí, jamás he iniciado una pelea, he sido poco peleón y, si alguna vez no quedaba más remedio, era en defensa ajena y hasta propiamente dicha.

A la mierda los malosentendidos_opt

Ahora entenderás por fin el gesto de los heavys y “Nirvana”

Con los años he aprendido también a rendirme. He entendido, a fuerza de equivocarme, que prefiero no tener la razón y ser feliz. Eso no significa alejarte de aquello que sientes que es justo, sino renunciar a perder energía en la lucha. Es comprender que el otro tiene la razón desde el lugar en que observa el mundo, y que tu única responsabilidad es cambiar tu mirada y no la suya. Entender que el poder de un auténtico disfrutón es paciente y no entiende de derrotas o victorias. Sencillamente observa y si es necesario actúa.

Voy cerrando, que ya toca… Sin duda los indios eran muy salvajes cuando peleaban, es parte de su encanto. Ademas, antes de que llegara el hombre blanco luchaban entre muchas de sus tribus y, como en todos lados, las había mejores y malas. No es cuestión de idealizar nada, pero demasiadas veces las cosas no son lo que parecen y, afortunadamente, por mucha publicidad y metraje que usemos para intentar taparlo, con el tiempo, lo que ES sale a la luz.

Si todavía te sigue poniendo el ventajista de Custer y compañía te dejo un vídeo con algunos de los mandamientos de los salvajes, lo cierto es que los indios solo se defendían de unos que eran mucho más bestias que ellos. Y puede que las cornetas del Séptimo de Caballería sonaran bien tocando a rescate, pero era solo el ruido de los que sabían matar mejor, no de unos héroes:

 

Share.

About Author

Manuel Carballo

Disfrutón de la vida a tiempo completo y metido en mil líos profesionales que te invito a descubrir. No olvides que ¡para disfrutar hay que profundizar!

Leave A Reply