@CarballodeTroya

«Para disfrutar hay que profundizar»

Camina

0

… Y reinventa. O, si lo prefieres, camina o revienta.

Hoy quería, en estos tiempos que deprisa matan, hablar de una de las claves más importantes para poder hacer del gozo algo sostenible: caminar. Es algo muy sutil y poco glamuroso pero, en mi experiencia, con un poder inmenso de transformación y con muchos beneficios no tan sutiles:

Es verdaderamente gratis y se hace sin querer… porque caminando realizas un movimiento natural, de ritmo sostenible y de evolución posible. Cada pieza de tu vida que es construida en la prisa requiere de un montón de energía a largo plazo para reparar los fallos, porque cada vez que corres tu sombra se hace más lejana pero, en cambio, en cuanto te detienes ella te alcanza. Caminando puedes tenerla a tu lado, pasear con ella y volver tan amigos. Y es que cuando caminas sales con líos y vuelves con la cabeza limpia, caminar te permite ver sin forzar y estar en acción sin gastar mucha energía .

Caminar te pone en movimiento de hacer camino al andar. Dicen que todo gran viaje comienza con un primer paso y, al ser algo pausado, te pone en la dirección correcta. Pienso que si viviéramos en una sociedad que camina y no en una sociedad que cronometra su carrera a ninguna parte todo iría mejor. Cuando uno piensa en los grandes futbolistas (he dicho los grandes, no cristianos) piensa en la pausa, en el cambio de ritmo. En los silencios de Iniesta o Xavi Hernández, en los rondos de Zidane o, en las pausas de Butragueño dentro del área. Todos esos cambios nacen caminando, desde la pausa, desde la modificación de la respuesta en un mundo rápido. Aunque digan que vas despacio, ahora más que nunca tú, sencillamente, camina.

img_0906-copia

Y lo digo porque caminando podrás dar una respuesta sorprendente ante un ritmo que no para de crecer, corriendo más solo te harás cada día más torpe, para descubrir al final del infinito reto que la mayoría de lo que has hecho ni ha quedado bonito ni es sostenible. Y cuando mires atrás, como el anciano de la foto mirando al mar, querrás no haber ido tan deprisa.

Son los detalles los que marcan la diferencia y eso se observa mucho mejor con la lengua dentro (en general). Por ejemplo, llegas a un pueblo en coche y rápidamente vas a conseguir los “cromos” del lugar, el selfie, pero no ves nada, son momentos que apenas dejan un recuerdo digital. Prueba a entrar caminando y, en ese ritmo, sucederán pequeños milagros que transformarán la experiencia, la relación con el lugar, y con los que lo habitan.

Y, bueno, si te va el rollo fan hay una lista inmensa de artistas o escritores que son, y han sido, aficionados a caminar como forma de inspiración y salud,  como Nietzsche o David Bowie. Caminando puede que llegues más tarde, pero tu presencia será más rotunda y cada paso que des dejará una huella marcada, y una referencia que desandar si te sientes perdido.

img_0711-copia

Solo piénsalo, no es necesario que estés de acuerdo, para hacerlo, eso sí, hazlo mejor caminando. En ese ritmo encontrarás el modo de reinventar tu vida. De lo contrario, es muy fácil que, más temprano que tarde, revientes y nadie tenga tiempo de detenerse a ayudar.

P.D. Si corres te perderás delicias como esta canción… Y tus sonhos serán pesadillas que nunca alcanzas, porque cuando se cumplen no tienes tiempo de disfrutarlos o no son exactamente como imaginabas. Así que ¡relájate y disfruta! porque todo lo que estás haciendo justo en este precioso instante es sencillamente perfecto:

Share.

About Author

Manuel Carballo

Disfrutón de la vida a tiempo completo y metido en mil líos profesionales que te invito a descubrir. No olvides que ¡para disfrutar hay que profundizar!

Leave A Reply